La Selección española es la bestia negra de Alemania en los últimos años