Las gradas del Rico Pérez dedicaron una ovación con silbidos de fondo a Piqué