Ramos, el candidato perfecto para coger las riendas del Madird y de la selección