¿Hay un 'Plan B' en España?