Piqué responde con una sonrisa irónica a los pitos de la afición en Las Rozas