Munir tendrá minutos para cerrar las puertas a una llamada de Marruecos