Morata deja a un niño saltarse el cordón policial para firmarle unas botas