La Roja sigue siendo el rival del siglo