Kroos, la lluvia y el campo le juegan a Kiko Casilla una mala pasada (0-1)