Koke gana peso en La Roja