Koke, desparpajo en el campo y timidez fuera de él