Koke e Isco son los capitanes que deben llevar a buen puerto el barco de España