Jordi Alba metió un gol en un entrenamiento en Eslovaquia, y la afición coreó "¡Bartra!"