La Rojita, primera gran desilusión