Italia y España guardan un minuto de silencio y la grada aplaude de forma espontanéa