La Roja sufre en Georgia para acercarse a Brasil