Francia sí hace los deberes