La Francia de Deschamps va de víctima con La Roja