La Federación Internacional presuntamente arregló partidos durante el Mundial de Corea