La Eurocopa coronó de nuevo a La Roja en 2012