España quiere batir el record