España levantó una gran expectación a su llegada al aeropuerto de Baltimore