España levanta la copa de campeona