España, en 'el grupo de la muerte'