España tuvo una doble ocasión que estrelló dos veces en el larguero