España-Suiza, la piedra de toque