Una última jugada desgraciada impidió la victoria de España