Diego Costa, mejora pero no marca