La primera rajada de Del Bosque: el seleccionador saca el látigo a sus jugadores