De Gea vuelve a sonreír haciendo lo que más le gusta: sentirse otra vez portero