La bandera, una anécdota más