Casillas fue al banquillo en el primer partido de la renovación de La Roja