La Roja pierde, pero no su estilo