Buen rollo en La Roja a pesar de algunas entradas duras como la de Ramos a Mata