La selección inicia su concentración con un agrio recibimiento a Gerard Piqué