La selección alemana probó la que podría ser la solución de Ancelotti en el Madrid