La selección alemana visita Roland Garros tras la falsa amenaza de bomba en su hotel