La selección más unida que nunca: Sergio Ramos y Juanfran como uña y carne