La seguridad polaca blinda el hotel del Real Madrid ante posibles radicales