Los aficionados blancos bromearon al llegar a Varsovia con una frase: “¡Seguimos vivos!”