Un seguidor del Real Madrid se encara con la seguridad blanca en Valdebebas