El gol salvador de Modric: consecuencia de la buena relación entre Zidane y el croata