La rueda de prensa más insólita de la historia