La afición rojiblanca invade las calles de Múnich: quieren llegar a Milán