Se harta de que sus rivales pierdan tiempo… ¡y saca al lesionado del campo en brazos!