Así fue el rescate de Neto: “Cada minuto y medio, dos minutos, escuchaba un quejido”