Lo que aún no viste de la remontada culé: del éxtasis, a las lágrimas de la afición