La relación Florentino-Casillas se calma y el presidente mima al portero blanco