El redactor de La Nueva España quiso hablar con Cuéllar antes de la ‘rajada’ pero se negó