Así ha sido la recuperación de Jesé: ocho meses de sufrimiento para volver a jugar